Vuelo entre palabras

Desde hace tiempo he considerado a las aves un medio adecuado para representar el devenir de la humanidad. Son seres que permiten jugar con la metáfora y los anhelos. Me gusta pensar que tienen otras formas de percepción que difícilmente podremos conocer, y que están relacionadas con su mirada y movimiento. Mi admiración por ellas no se limita a la romantización de su forma, si no que las pienso como parte de un complejo ecosistema que las obliga a resistir día con día.

De la mano de Neruda he dibujado y coloreado las formas del viento. Sus palabras no han hecho más que guiar mi trazo.

Yo, poeta
popular, provinciano, pajarero,
fui por el mundo buscando la vida:
pájaro a pájaro conocí la tierra;
reconocí dónde volaba el fuego:
la precipitación de la energía
y mi desinterés quedó premiado
porque aunque nadie me pagó por eso
recibí aquellas alas en el alma
y la inmovilidad no me detuvo.

creux_pajaros_8