Mèxic a Barcelona

Acompañado de un jaguar he cruzado el umbral de las fronteras físicas, históricas y mentales. Es por eso que lo nombro embajador de la cultura transoceánica y compañero fiel de esta aventura llamada Catalunya. Será él el encargado de traer noticias mías de vuelta para así dejar testimonio de este mito fundacional.

“Esta es la relación de cómo todo estaba en suspenso, todo en calma, en silencio; todo inmóvil, callado y vacía la existencia del cielo. Esta es la primera relación, el primer discurso. No había todavía un hombre, ni un animal, pájaros, peces, cangrejos, árboles, piedras, cuevas, barrancas, hiervas, ni bosques: sólo el cielo existía”. Popol Vuh