Aprendizagem no Brasil

Tuve la oportunidad de ofrecer un taller en un colegio de São Paulo, Brasil. Ante la dificultad de poder pintar una pared tuvimos que trabajar sobre paneles de madera. Eran pequeños fragmentos que al final formaban un todo; una colorida totalidad que ahora adorna los pasillos de la escuela. “Sem dúvida, os animais sempre são uma grande fonte de inspiração. É por isso que nós, crianças, gostamos deles”. Esta experiencia me ayudó a reforzar mi tesis de que los artistas/educadores deben reinventarse en cada momento, arriesgándose a probar nuevas formas de enseñar y aprender. Este trabajo no hubiera sido posible sin la colaboración de la profesora Thais Guglielme y el entusiasmo de sus alumnxs.