Este inacabado nido lo he construido con mucha paciencia, y para ello  he empleado diversos materiales  provenientes de múltiples experiencias que a lo largo del tiempo han ido mutando en aprendizajes.

En este espacio busco compartir mis vuelos por los agrestes territorios del arte, la educación y el activismo, intentando recuperar el mayor número de vivencias, sin otra jerarquización que el paso del tiempo, ya que en los aires no existe un único vuelo, sino la posibilidad de ser y estar en diferentes coordenadas.

Dado que las aves poseen una excelente mirada, no les hace falta captar los recuerdos con aparatos fotográficos, ni mucho menos justificar sus acciones con la presencia de cuerpos retratados… pero, mientras no encuentre la manera de hablar de lo vivido prescindiendo de la imagen, lo único que se me ocurre es preservar mi anonimato y el de lxs otrxs que aquí aparecen como una forma de resistencia al actual régimen visual.

Construido desde las más utópicas formas de entender la vida, este nido, que no jaula, es el testimonio de lo que esta ave con forma de humano quiere aportar a este mundo.

-creux-